"Tres años con lupus y sin cerveza"

Screen Shot 2017-10-05 at 4.41.53 PM.png

  Escrito por: "Somos Lupus" 


                                                          

El próximo enero cumpliré tres años de haber sido diagnosticado con Lupus Eritematoso Sistémico… Lupus para no complicarnos.

La primer llamada de atención fue por ahí de mayo del 2013 cuando tuve una época de mucho estrés, comencé a sentir punzadas en la punta de los dedos de las manos y pies, parecido a la picadura de una abeja o un alacrán aunados a una leve hinchazón de las extremidades. Al final todo quedó en una fiebre reumática pasajera que terminó por calmarse en unas semanas.

Pasando Navidad fui de vacaciones con mi hermano y mi mamá a las playas de Michoacán. Estábamos de vuelta el 29 de diciembre.

Dos compañeros de la carrera estaban de visita en la ciudad, por lo que nos juntamos a asar carne y beber cerveza.

Durante el día me sentía algo extraño, algo no estaba bien, pero no le di mayor importancia. Después de un rato, en plena reunión empecé a tener una fiebre intensa, pero no quise tomar medicamento porque había bebido un par de cervezas y pretendía seguir tomando. Pero me puse tan mal que mis amigos prefirieron irse y dejar que me recuperara.

Al siguiente día la fiebre no había cedido y ahora venía acompañada de un dolor articular/muscular muy parecido al que da después de un primer día de gimnasio. Pude tomar medicamento pero la fiebre y el dolor sólo disminuían, pero no se iban.

Ese día se acababa el año y sería difícil encontrar doctores después, por lo que decidí visitar a mi doctora de cabecera, quien me recetó antibiótico pues todo parecía indicar que era una infección aunque no estaba claro en dónde.

Pasó año nuevo y los dolores parecían aumentar, todavía no pasaba una semana de la primer fiebre y ya era prácticamente imposible levantarme de una silla y caminar era sumamente doloroso. Debido a mis síntomas y a mis vacaciones la doctora comenzó a sospechar de un posible Dengue, pues ni la fiebre ni el dolor cedían. Me hizo un escrito donde explicaba los motivos que la hacían sospechar de un posible Dengue y me mandó a una clínica del Seguro Social a que me revisaran.

Me tomaron muestras de sangre para hacerme los estudios pertinentes, al siguiente día tenía a gente de la Secretaría de Salud llevándose muestras de mosquitos de mi casa, fumigando exteriores y comenzando todo un protocolo en caso de que el resultado fuera positivo; además me tomaron muestras para verificar que tampoco fuera Paludismo.

Uno de ellos me comentó que el Dengue no duraba más de dos semanas, que de ser así comenzaría a sentirme bien en unos pocos días… y no.

Para ese entonces yo ya estaba en cama y había perdido alrededor de diez kilos. Como el dolor no cedía no esperé a que llegaran los resultados y fuí con una reumatóloga que me encargó un montón de estudios más para a los pocos días darme el diagnóstico de Lupus Eritematoso Sistémico.

Como habrán imaginado no hubo ni Dengue ni Paludismo y se suspendió todo el protocolo que de haber resultado positivo continuaría con una contingencia alrededor de mi domicilio.

Así fue como dejé de beber alcohol y empecé a tomar un montón de medicamentos por una enfermedad que apenas sabía que existía.

Maritza Cardenas